Logo

España  

El paro por sexos

En el primer trimestre de 2013, cuando el desempleo era del 26,9%, el diferencial de paro entre hombres y mujeres era casi inexistente. La tasa de paro masculina era del 26,7%, mientras el paro entre las mujeres era del 27,3%, una diferencia de 0,6 puntos es decir del 2,2%.

¿Qué ha pasado desde entonces?

La tasa de paro general se ha reducido hasta el 18,9%, 8,4 puntos, es decir en el tercer trimestre de 2016 el paro es un 29,7% menor que en marzo de 2013.

El problema es que el mercado laboral no ha tratado igual a hombres y a mujeres. Mientras la tasa de paro masculina ha pasado del 26,7% al 18,9%, una caída de 9,3 puntos, el 34,8%, el desempleo femenino ha descendido desde el 27,3% al 20,7% actual, 6,6 puntos, es decir un 24,2%.

La tasa de población activa, que ha bajado ligeramente para ambos sexos, sigue siendo muy superior en los hombres que en las mujeres, 65,26% frente al 53,61%. En este contexto no es lógico que se dispare la diferencia entre la tasa de paro masculina y la femenina, que ha pasado de 0,6 puntos, a 3,3 puntos, una diferencia 5,5 veces mayor. La causa es evidente, el desempleo en los hombres se estar reduciendo mucho más rápidamente que entre las mujeres.

En el siguiente gráfico se evidencia esta diferencia.