Logo

A pesar de que cada año nos toca pagar impuestos, lo cierto es que la mayoría no sabe cuál es realmente el porcentaje de sus ingresos que paga a Hacienda.

Nos vamos a centrar en el IRPF que es un impuesto directo y progresivo y dejamos para otra ocasión el IVA y demás impuestos indirectos. Decimos que el IRPF es un impuesto progresivo porque el porcentaje que debemos pagar aumenta a medida que lo hacen nuestros ingresos.

En primer lugar veamos la tabla de los tramos del IRPF:

Para saber qué porcentaje de nuestros ingresos debemos pagar a Hacienda tenemos que fijarnos en la tabla de la parte superior. Debemos ir aplicando los distintos porcentajes de la columna de “tipo total”, suma del tipo estatal más el autonómico, a cada uno de los tramos, hasta llegar al tramo máximo que nos corresponda.

El tipo máximo que paguemos es el llamado tipo marginal, pero es importante que sepamos que ese tipo es el más elevado que pagamos y solo se aplica a una parte de nuestros ingresos y no al total. El tipo marginal es el impuesto adicional que se paga por cada euro de más que ingresamos y no se aplica a la totalidad de nuestros ingresos.

El porcentaje de nuestros ingresos que pagamos a Haciendo es el tipo efectivo, que es el porcentaje real que pagamos respecto a nuestra base liquidable.

Lo primero que debemos hacer es calcular nuestra base liquidable, ya que el porcentaje a pagar no se aplica sobre nuestros ingresos totales, sino sobre nuestra base liquidable, que es el resultado de restar a nuestros ingresos las deducciones a las que tengamos derecho.

Si quieres saber, al menos de forma aproximada, cuánto deberás pagar a Hacienda solo tienes que:

  • Calcular el total de tus ingresos: Rentas del trabajo + Rentas de capital inmobiliario + rentas de capital mobiliario (intereses, acciones, etc) + Otras rentas. La suma de ellas es tu Base imponible.
  • Resta a tu Base imponible las deducciones que te correspondan, para obtener tu Base liquidable.
  • Aplica la escala de gravamen, de las tabla de tramos del IRPF, que te corresponda según tu Comunidad Autónoma. (Aquí puedes ver cuál te corresponde: IRPF CCAA).
  • La cantidad obtenida es la cuota integra y el porcentaje que ésta suponga respecto a la Base liquidable es el tipo efectivo.
  • Sobre la cuota íntegra aplicaremos una serie de deducciones y bonificaciones que dan lugar a la cuota líquida que es la cantidad que nos corresponde pagar a Hacienda ese año. A esa cantidad le restaremos las retenciones (lo que ya hemos pagado a hacienda a lo largo del año) y así obtenemos el resultado final de nuestra declaración.

Veámoslo con un ejemplo:

Supongamos que nuestra base liquidable es de 21.500€. Lo primero que debemos hacer es mirar la tabla de los tramos del IRPF para hacer los cálculos:

  • Sobre los primeros 12.450 pagaremos un 19%, es decir 2.365,5€.
  • Sobre los siguientes 7.750€ (hasta llegar a los 20.200 que marca el siguiente tramo de la escala) nos tocará pagar un 24%, es decir 1.860€.
  • Sobre los siguientes 1.300€ tenemos que aplicar el 30%, que es el tipo que le corresponde al tramo que abarca a los ingresos de entre 20.00€ y 34.000€. El 30% de 1.300€ son 390€. Por lo tanto, nuestro tipo marginal será del 30%.
  • Finalmente sumamos los importes anteriores para calcular cuánto pagamos:

    Si sumamos las cantidades anteriores: 2.365 + 1860 + 390 obtenemos la cuota íntegra que en este caso es de 4.615€. Así pues, con una base liquidable, total de nuestros ingresos (Base imponible) menos deducciones, es 21.500, pagaremos una cuota íntegra de 4.615€, que es el es 21,47% de 21.500.

  • Nuestro tipo efectivo, es decir el porcentaje real que pagamos a hacienda, es 21,47%, mientras que nuestro tipo marginal es del 30%.

Esta es la forma correcta de ver el porcentaje de nuestros ingresos que destinamos a pagar impuestos.

La forma de establecer una comparativa con los trabajadores de otros países puede ser, comparando la presión fiscal, o bien podemos comparar el porcentaje de IRPF que se paga en cada país: